Fantasmas

Casa Auguste Comte

9> 17 de marzo de 2019

París

Dossier de prensa

Las puertas de una casa se abren para recibir al que llega y saludar al que se va. Esta es su doble función. Permanecen abiertos esperando al amado o cerca de él para retenerlo. Vivo o ya muerto, lo que importa es el ardor de la pasión, como fue el caso del filósofo Auguste Comte, que en los últimos diez años de su vida convirtió su casa en templo. donde aún hoy podemos sentir vibrar la llama de la pasión amorosa.

Molesto por la prematura desaparición de su musa, Madame Clotilde De Vaux, concibió en su casa una práctica de culto a la memoria. La experiencia del duelo estuvo marcada por rituales anclados en su vida cotidiana, dedicados a invocar una forma de retorno del ausente y a consolidar un vínculo indisoluble que la muerte pretendía romper. En su dedicación al Sistema de Política Positiva de 1846 escribió: "Lejos de olvidarte, debo esforzarme por asumir que estás vivo, para seguir identificándonos cada vez más". Este culto privado a la Muerte está en el origen de una reformulación de todo pensamiento filosófico positivista que se convertirá en proposición religiosa bajo el nombre de neofetichismo-positivista.

Esta casa, conservada con devoción por los discípulos del filósofo, atormentada por la presencia de la pareja Auguste y Clotilde, suscita hoy fuertes reacciones en sus visitantes.

Este lugar, convertido en una casa-museo abierta al público, suscita fuertes reacciones en sus visitantes. Este fue también el caso de Gustavo Giacosa, comisario y director independiente, especialista en arte brut, quien propuso a la Asociación Internacional Maison Auguste Comte investir este espacio con una exposición titulada “Fantasmas”.

Con la exposición “Fantasmas”, Giacosa propone abordar la temática de la casa como lugar de convocatoria de los ausentes. Sobrepobladas de gente, las casas son espacios que invitan y recogen energías. Nos lo creamos o no, estas presencias / ausencias nos esperan en los recovecos y recovecos donde el miedo ancestral, nunca superado por completo, a la oscuridad y lo desconocido nos agarra.

El proyecto asume el reto de dar vida temporalmente al mobiliario y la decoración originales de esta magnífica residencia del siglo XIX con una selección de fotografías y obras de arte contemporáneas que evocan la convivencia de muertos y vivos.

«Fantômes»:

Esta exposición colectiva centrada en la fotografía presenta las obras de los artistas Carolle Benitah - Stéphane Blanquet - Marcelo Bordese - Antoine D'Agata - Jean Michel Hannecart - Edmund Kesting - Michel Nedjar - Eugene Von Bruenchenhein junto con fotógrafos anónimos de los siglos XIX y XX. La fotografía siempre ha fascinado a los artistas con su capacidad para capturar lo sobrenatural. Desde el siglo XIX y el advenimiento de la toma de ectoplasmas durante las sesiones mediumnísticas, muchos fotógrafos han experimentado con nuevos efectos como imágenes estereoscópicas e imágenes de doble exposición. Aprovechando la objetividad promocionada por la máquina, explotaron estas técnicas con fines de lucro. Las vanguardias del siglo XX, y en particular el surrealismo, han recuperado deliciosamente estos efectos especiales. Desde entonces nos hemos acostumbrado a intervenciones en fotografía que, utilizando las más variadas técnicas, están al servicio del artista y la exploración de sus zonas de sombra. La exposición "Fantasmas" presenta una selección de instantáneas fotográficas anónimas de finales del siglo XIX y mediados del XX. Algunos de estos fotógrafos han seguido el camino de procesos técnicos como la sobreexposición o la solarización, otros el del error y la imperfección técnica. Todos parecen disfrutar cambiando de perspectiva al revelar estos fantasmas que permanecen al otro lado del espejo.

Si bien la técnica fotográfica ha evolucionado a lo largo de los años, el interés por representar fantasmas como una manifestación de lo invisible sigue siendo el mismo. Más allá de la representación literal de la imagen, la fotografía contemporánea permite contar historias paralelas. Trasciende la realidad, entrelazando elementos inicialmente desconectados entre sí, como en los montajes de claroscuro del gran experimentador Edmund Kesting. Vinculado a la vanguardia berlinesa de los años treinta, su obra, considerada "arte degenerado" por el nazismo, fue nuevamente prohibida en los años de la posguerra por el gobierno comunista de Alemania Oriental. Testigo de las heridas de su tiempo, utiliza la técnica de la doble exposición como forma de crítica y compromiso social. La exposición presenta un díptico de fotografías en las que esqueletos fantasmales bailan sobre las ruinas de un Dresde bombardeado. La última obra del artista argentino Marcelo Bordese, antes de suspender su actividad artística para dedicarse exclusivamente a la oración y la meditación, fue la incautación de fotografías de antepasados en viejos álbumes familiares. Un gesto final con el que pretendería arruinar la ilusión de la historia.

La autoimagen y las duplicaciones también ocupan este buscador de imágenes reprimidas que es Jean-Michel Hannecart. En 2015 inició una serie de pinturas sobre el tema de los portadores (portadores de la memoria, portadores del agua, portadores de la felicidad ...). Funcionando como un díptico, estos vectores (rap) están conectados por la lágrima de la mirada. Ya no es una ilusión sino una alteridad que hace acto de revelación. Para la exposición decidió utilizar esta misma técnica para rendir homenaje a los vínculos establecidos entre Auguste Comte y Clotilde De Vaux. Para un trabajo de superposición, la lágrima revela otra cara. Para ver a los dos amantes, deben reunirse. Sin embargo, al igual que su historia de amor, esta unión parece imposible.

 

La fotografía encontrada es también una fuente de inspiración para Stéphane Blanquet que proclama: "nada más divertido que divertirse probando cosas nuevas como tomar una fotografía y dibujarla". Siguiendo este proceso, en 2015 realizó una serie de dibujos eróticos que se presentan acompañados de fotografías inspiradoras. Blanquet ocasionalmente juega con los efectos fantasmales de un espejo distorsionado. Mirar y ser observado son como uno en las fotografías de Eugene Von Bruenchenhein como las dos cabezas de un pájaro mítico. El fotógrafo autodidacta y su musa se escrutan, se dejan seducir durante la sesión de fotos que prepara Eugene como ceremonia privada. Traza una línea ininterrumpida de tensión erótica con su cámara. Mago de la oscuridad, Antoine D'Agata se sumerge en la oscuridad para revelar almas errantes con contornos borrosos. Dice que en sus fotografías "la lógica de los sentidos prevalece sobre el dogma estético y las disposiciones tendenciosas del espacio y el tiempo". Según él, "la disolución de las formas erosiona las reglas fotográficas arrogantes, contamina nuestra comprensión de la realidad e infunde fragilidad y duda". .

El espacio amputado, el tiempo manipulado, la fotografía parece ser uno de los medios más efectivos para irrumpir en las grietas de la realidad. Una mentira que permitiría a los fantasmas volver para completar su trabajo o reparar sus defectos. Espigador de los caminos del mundo, Michel Nedjar es un artista polifacético que se expresa tanto a través del dibujo como a través de la escultura o el cine experimental. Nedjar transforma y sublima la carga emocional del objeto encontrado con procesos técnicos cercanos al chamanismo. Compone montajes de fotografías engrapadas, dibujadas y cosidas entre sí, trabajando el aspecto táctil de la imagen fotográfica hasta mostrar su lado oculto.

Carolle Benitah indaga en los recuerdos de su infancia para tejer un acto de reparación. Armada de coraje y agujas, afronta las imágenes de un pasado siempre unido al presente, en el que borda su "venganza". El hilo pasa por la imagen para oscurecer, sortear, prolongar y revivir episodios de un pasado no siempre feliz. Las fotos y el video presentado por Gustavo Giacosa cuestionan los dos temas que emergen en esta exposición: la casa y la pareja. Inspirada en la mítica pareja de Orfeo y Eurídice, la película "I ponti suspendido" es una imagen fija de un lento descenso hacia la casa de Hades. ¿Están vivos los dos amantes? ¿Fallecido? Nada impedirá su compromiso. Los fantasmas siguen ahí: estas presencias extranjeras nos esperan para un cara a cara sin cita previa. Vestidos de luz, vuelven a nosotros para revelarnos una vieja herida que pensamos que podríamos olvidar. Siguen recordándonos que todo lo que surge del olvido vuelve para encontrar una voz.